El Rosario Corazon de Maria

El P. Martín Serantes es autor, junto a un grupo de miembros del Movimiento, de "LA SENDA DE JUAN DIEGO" Ed. San Pablo. Hoy, él nos regala unas poesías para que por medio de ellas, podamos ir "rumiando", contemplando el misterio de Jesús con los ojos del corazón de María. Estas poesías son sin duda, fruto de su oración compartida con otros, aquí están para ser oradas...

 


 

Carta Apostólica sobre el Santo Rosario (Juan Pablo II)

"...Nadie se ha dedicado con la asiduidad de María a la contemplación del rostro de Cristo. Los ojos de su corazón se concentran de algún modo en El ya en la Anunciación (Lc.1,26ss...Desde entonces su mirada, siempre llena de adoración y asombro, no se apartará jamás de Él. Será a veces una mirada interrogadora, como en el episodio de su extravío en el templo:'Hijo, ¿por qué no has hecho esto?'(Lc.2,48); será una mirada penetrante, capaz de leer en lo íntimo de Jesús, hasta percibir sus sentimientos escondidos y presentir sus decisiones, como en Caná (cf. Jn2, 5); otras veces será una mirada dolorida, sobre todo bajo la cruz, donde todavía será, en cierto sentido, la mirada de la ‘parturienta', ya que María no se limitará a compartir la pasión y la muerte del Unigénito, sino que acogerá al nuevo hijo en el discípulo predilecto confiado a ella (cf. Jn.19, 26-27); en la mañana de la Pascua será una mirada radiante por la alegría de la resurrección y, por fin, una mirada ardorosa por la efusión del Espíritu en el día de Pentecostés (cf. Hch.1, 14)"

"..María propone continuamente a los creyentes los ‘misterios' de su Hijo, con el deseo de que sean contemplados, para que puedan derramar toda su fuerza salvadora. Cuando se recita el Rosario, la comunidad cristiana está en sintonía con el recuerdo y con la mirada de María. (RVM, 10-11)


Y continúa nuestro Papa diciendo que contemplando el misterio de Cristo, se nos revela el misterio de nuestra propia persona, en nuestros ritmos y experiencias más profundas. (cf. 25) Por tanto el rosario es también un camino de autoconocimiento, oración de los simples y sencillos (cf. 39), camino para descubrir a Cristo en los hermanos, vínculo de comunión y fraternidad que nos une a todos en Cristo. (cf. 36). Finalmente este itinerario contemplativo (cf. 38) nos orienta a ser artífices de la Paz (cf. 40)

MISTERIOS GOZOSOS

LA ANUNCIACIÓN

El ángel te saludó,
vos te alegraste,
te llenaste de júbilo.
El Mesías venía.


Virgen Santa,
Virgen Pura.
Dijiste que sí...
amaneció la Esperanza.


LA VISITACIÓN

Corriste,
de prisa fuiste a lo de tu prima.
Con la prisa del Espíritu,
llevabas a Dios.


Corriste María,
saludaste, cantaste.
Canta en nosotros tu Magníficat,
corre a nuestro encuentro.


BELÉN

El Niño nace,
Dios nace.

Se hace la luz,
nació la Salvación.


Y vos, pequeña María,
no salís de tu asombro.
Los pastores cantan y alaban...

mientras guardás en el corazón.


LA PRESENTACIÓN DEL NIÑO EN EL TEMPLO

Llevaron el Niño al Templo,
cumplieron cabalmente la ley...
fue sometido a la ley

el que nos traía la libertad.


Niño presentado en el Templo,
Primogénito, Consagrado...

rescatanos de aquel yugo

y danos tu libertad.


EL NIÑO HALLADO EN EL TEMPLO

Lo buscaron...
con angustia lo buscaron.
Fueron los primeros en perderlo
y los primeros en hallarlo.


Con angustia lo buscaron
y con gozo lo encontraron.

Gozo inmenso del encuentro
de Quien muchas veces se nos pierde.

MISTERIOS DOLOROSOS


LA ORACIÓN DE JESÚS EN EL HUERTO

Jesús oraba a solas.
Jesús oraba con angustia.
Los discípulos dormían
mientras El tanto gemía.


El ángel del consuelo
vino donde Jesús.
Ya no llores Maestro,
todo es paz, todo es luz.


LA FLAGELACIÓN DE JESÚS

¿Donde estás esperanza?
¿Donde te fuiste gloria mía?
Mira al Maestro,
es pena y agonía.


La pena se transformará en gloria

y en júbilo la agonía.
El que pena y suspira
es el Señor de la Vida.


CORONACIÓN DE ESPINAS

Humillación:
"He aquí al hombre".
Y el hombre fue elevado
a su mejor condición.


El que se hizo esclavo
y murió por amor,
a ser hijos nos llamó,
a la mejor condición.


JESÚS CARGA CON LA CRUZ

A tus espaldas cargas
nuestros males y pecados.
Solo el amor es capaz
de tanto peso llevar.


María, su Madre, lo sigue
sin que nada se le escape.
Toda lágrima del Hijo

será lágrima de la Madre.


AL PIE DE LA CRUZ

¡Oh Virgen Santa!
ahí nos diste a luz.
Una espada atravesará tu alma...
el Niño será signo de contradicción.


Queremos colaborar con vos Madre.
¿Cómo?
¿Capaces somos de ser signos de contradicción
y que una espada atraviese nuestro corazón?

MISTERIOS GLORIOSOS


RESURRECCIÓN DEL SEÑOR

¡Ha resucitado!
¡Nuestra Esperanza ha resucitado!
Cantan los ángeles y santos,
lo canta la tierra toda.
¿Y vos María? ¿Dónde estás?
¿Te han avisado?
Sí, mis llagas comienzan a sanar,
yo sabía... ¡Ha resucitado!


ASCENCIÓN DE JESÚS AL CIELO

El Señor asciende,
la tierra canta.

Y ustedes discípulos
¿Porqué miran al cielo?


En la tierra me encontrarán,
en el corazón, en el hermano...

Lo humano, divino se ha hecho,
y lo divino, humano.


PENTECOSTÉS

Entra impetuoso el Espíritu
y las llamas de fuego,
sobre cada uno.
Sus corazones arden.


Es el Espíritu,
la Promesa, el Don.

Salgamos a anunciarlo,
a proclamar Salvación.


MARÍA ASUNTA A LOS CIELOS

Subes toda bella,
nueva creación.
En vos no hay mancha ni arruga,
Mujer, toda de Dios.


Nos llevas en tu corazón,
allí intercederás,
como lo hiciste en la tierra,
en la bodas de Caná


MARÍA REINA DE LA CREACIÓN

Los poetas
cantaron tu belleza.

La creación entera

Reina te reconoció.
¿Dónde está tu secreto?
¿Dónde para contemplarlo?
Mi secreto es el amor,
y el amor: un secreto.

MISTERIOS LUMINOSOS

EL BAUTISMO DE JESÚS

Hijo de Dios:
con tu Presencia bendijiste
las aguas que te bendecían.

Redimiste la Creación.


Te pusiste en la fila
como uno mas.

Aceptaste el bautismo,
nos enseñaste la humildad.


LAS BODAS DE CANA

María interviene,
sucede el milagro.
La Mujer estaba atenta...
nota un vacío.


Hijo, traernos el vino,
estamos sedientos
de fiesta y perdón.
Danos la Redención.


LA TRANSFIGURACIÓN

El monte Tabor se llenó de luz.
El mundo está sediento
de Vos Señor...
tu luz nos hará ver la luz.


Se fortaleció la esperanza,
se abrieron los caminos,
el Sol de justicia
brilla con nosotros.


LA INSTITUCIÓN DE LA EUCARISTÍA

Invento de amor,
cumplimiento de promesas,
estaré con ustedes hasta el fin...
a cada paso, en cada pan.


Señor, atardece,

quédate con nosotros,
se nuestro alimento...
amigo, hermano.


PRIMER ANUNCIO DEL REINO

Con pasión anuncia
el Reino de amor.
Despierten, escuchen,
a la Voz de Dios.


Es el Verbo el que grita,
la Palabra, el Hijo:
vengan donde el Padre,
conviértanse y crean.

Amén